cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
JULIA DE RODRÍGUEZ CUMPLE SU CICLO

Publicado 2018-06-12 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

Que una firma referente en la moda anuncie su cierre suscita enseguida interrogantes y emociones. Que sus directivas y socios hayan meditado la decisión no se duda. Que accedan a explicar en detalle cómo llegaron a tomarla es loable. Acaba de hacerlo Juliana Rodríguez -gerente de JULIA DE RODRÍGUEZ- para SillaVerdead portas de la clausura física el 16 de junio de 2018 de la casona que en Bogotá ha funcionado como boutique y taller durante los últimos años. La marca de cuero más relevante del país concluye así una historia de casi cuatro décadas.

La entrevista tiene lugar en la oficina de Juliana Rodríguez. El piso cruje y la luz entra plena desde la ventana situada a espaldas de esta mujer alta, de pelo negro y rasgos marcados. Tan parecida a su madre, pienso, a Julia de Rodríguez, la fundadora de un estilo para tratar, diseñar y vestir las pieles de animales en Colombia (la recuerdo como si fuera ayer a la señora de voz abrumadora y presencia imponente que me vendió mi primera pieza de diseño nacional en los años 90: un abrigo en ante color avellana, largo hasta los tobillos y con un solo botón cerrando las breves solapas. Quizá una de las prendas más hermosas que poseo). A ratos, Juliana se seca lágrimas furtivas, hace pausas y suspira mientras conversamos. Ha resuelto ser generosa y relatar detalles poco conocidos de cómo llegaron a un punto de no retorno con la empresa fundada por su madre. Entiende y comparte lo relevante que es para quienes participan de los negocios de la moda saber cuánto se puede resistir y cuánto no en el vértigo de un fenómeno que deja a muchos y muy buenos en el camino.

Rocío Arias Hofman -RAH- (editora sentadaensusillaverde.com ): Juliana, gracias por recibirme en estos momentos nada fáciles para ustedes como familia y empresarios.dices ¿Cómo resolvieron dar este paso tan definitorio?

Juliana de Rodríguez -JR- (gerente de JULIA DE RODRÍGUEZ): Fue totalmente familiar, pues fue una decisión que lo estuvimos discutiendo los cinco hermanos, los cinco socios, lo estuvimos discutiendo por más de un año. Buscándole soluciones y otras salidas, porque esto definitivamente ha sido la vida de todos, de toda una vida. Primero en un momento dado se pensó en quien podía sustituir la gerencia, luego estuvieron Augusta que es la diseñadora y Chico, el patronista, mirando a ver si ellos montaban un negocio más pequeño, pero después decidieron que no abrían y en este momento Augusta, la diseñadora, ha pensado que ella quiere tener un taller, una cosa pequeña una cosa más fácil de administrar, y creemos que por ahora eso es lo que puede continuar en la historia de Julia Rodríguez.

RAH: Digamos que en la época contemporánea, los últimos 10 años, por comprender lo que ha sido el recorrido de los últimos 48 años de Julia de Rodríguez. Los últimos 10 años han estado en manos tuyas, de la gerencia, desde 2007, tienen la estructura que hoy vemos donde Juliana se ha encargado de la gerencia, Augusta del diseño. ¿Algún otro hermano involucrado?

JR: Francisco José, él vino a trabajar en el patronaje.

RAH:Pero ahí estamos hablando digamos de la segunda generación, porque la primera es la de tus papás. En la junta de Julia de Rodríguez ¿Había otros hermanos involucrados o solo los 3?

JR: En la junta estábamos los 5 hermanos, estaba también Patricia y Mariana. En diferentes ocasiones cambiamos los miembros, estaba Raúl Viveros, Miguel Pla que es de Masglo. Estaba Juan Barrero y teníamos ayudándonos en la parte financiera a Consuelo Carrillo, que trabajaba en El Tiempo y en la Universidad de los Andes.

RAH: Pero al frente de la compañía si estaban en el día a día ustedes, entonces cuando hablamos de darle vuelta a esta situación, como lo ves en tus 11 años de gerencia, cómo lo ves, cómo describirías estos 11 años, que has podido ver y entender para tomar la decisión de lo que está pasando en este momento.

JR: Pues Julia de Rodríguez siempre quiso tener un equipo con unos salarios integrales ósea nosotros teníamos nuestra gente en el taller contratada con contratos indefinidos de tiempo indefinido y todo nuestro personal así. Nosotros analizando los otros talleres de confección de cuero, generalmente trabajan con gente a la que le pagan solamente lo producido y para tú tener esa figura de contratos necesitas una persona en producción que sepa muy bien organizar esa producción para que sea muy eficiente porque en los salarios de hoy contratar una persona así te cuesta mucha plata y tú necesitas que la persona sea muy eficiente y para que sea muy eficiente, tú tienes que tener el taller organizado de una manera para que a ellas les rinda montones, para que toda esa plata que se están ganando se justifique. En el taller nosotros llegamos a tener hasta 15 operarios, y en la parte administrativa teníamos 4 personas, en la parte comercial estábamos 3 personas, pues cuando estábamos concentrados únicamente en nuestro almacén de la 75 porque ya cuando estuvimos en El Retiro teníamos 2 o 3 personas más, en 2015 y cerramos en el 2017.

Satélites nunca trabajó, nosotros siempre quisimos mantener nuestra producción muy controlada y supervisada con nosotros. Me acuerdo una vez que una niña nuestra tuvo hijos y tenía una máquina en su casa, y un tiempo estuvimos entregándole prendas para que ella confeccionara allá, entonces no era el hilo de nylon que nosotras usábamos, entonces la costuras no eran de las mismas medidas que las nuestras y el tallaje de las prendas era distinto, y empiezan a salirse de control un montón de cosas que te traen un problema porque no es la calidad ni las medidas que tu estas buscando entregarle a tu cliente.

RAH: Eso con respecto a la estructura laboral y a la necesidad de generar una productividad suficiente que justificara mantener esa estructura costosa. Eso significada tener ventas mensuales mínimo de cuanto para que Julia Rodríguez dijera vamos bien.

JR: Pues mira nosotros estábamos hablando que necesitábamos unas ventas para estar holgadas, para estar bien, entre 80 y 90 millones mensuales.

RAH: ¿Durante cuánto tiempo se pudo hacer esto? Hago estas preguntas porque evidentemente lo que están viviendo ustedes lo están viviendo muchas otras marcas de moda en todo el mundo. Porque las dinámicas del sistema moda que son muy veloces y el crecimiento y las diversificaciones de acceso al consumo y de convivencia con la pieza de moda pues se ha diversificado muchísimo. Entonces esas cifras se fueron dando en los últimos 11 años, ¿Hasta cuando estuviste tranquila? ¿O la tranquilidad no hace parte de este negocio?

JR: Si tranquilo tranquilo uno no está, puede que el mes pasado hayas tenido las ventas, pero si no te mueves para este mes puede que no las tengas, entonces esa necesidad de esas ventas, en esos primeros año, año y medio en que yo tome la gerencia no se dieron. El 2009, 10, 11, 12 fueron unos años muy buenos y ya en el 2015 y 2016 hubo como un mantenerse en unas mismas ventas de un año al otro y mediados de 16 y el 17 ya empezaron a decrecer de una manera significativa donde dijimos si no estamos vendiendo lo mismo que el año pasado pues ya empieza a ver uno la situación delicada.

RAH: Justamente esa época que resaltas de crecimiento tiene que ver con la apertura de la tienda con el intento de capturar más clientes.

JR: En esos dos años se mantuvo unas ventas parejas desde que abrimos unas ventas que daban unas cifras que daban apenas para mantener el local, pagar empleados y dejar un poquito de utilidad. Pero nosotros nos convencimos que para operar en un centro comercial tu necesitas operar muy diferente a una boutique fuera de un centro comercial. Ahí es donde dijimos pues si nosotros estamos produciendo al mismo precio que vendemos nuestras cosas en la boutique, si nosotros estamos diseñando lo mismo que estamos ofreciendo en la boutique, pues no podemos esperar unos resultados distintos y no queremos dejar de operar así, no queremos producir de otra forma.

Entonces nos dimos cuenta que para tener nuestra imagen en el centro comercial y tener nuestra boutique en donde queríamos trabajar de manera exclusiva hay que hacer 2 negocios diferentes. inclusive llamamos a una persona que trabajó siempre para surtir boutiques en todo el país y estuvimos estudiando unos diseños más básicos para El Retiro y estuvimos simplificando las prendas al máximo para hacerlas en menos tiempo y usar menos cuero. Pero para lograr esto tienes que tener una estructura muy distinta porque si son las mismas operarias, es la misma forma de producir una a una pues no están haciendo realmente una diferencia. Entonces nos convencimos de que no estábamos capacitados para operar en un centro comercial donde tú necesitas unas colecciones muy comerciales, unas cantidades muy estudiadas de cuanto vas a hacer de cada prenda. Un tallaje muy estándar y hacer unas colecciones con una rotación uniforme de la cual no sabemos operar de esa manera.

RAH: Tenían que reestructurar toda la marca, y eso era lo que ustedes no querían descuidar, la esencia de la marca.

JR: De acuerdo, implicaba o a empezar a contratar satélites o empezar a contratar a destajo y buscar cada detalle en el que puedas ahorrar para poder salir a producir unas colecciones estándar, entonces dijimos no estamos capacitados para eso. Entonces nos recogimos otra vez en nuestra tienda de prendas exclusivas y fue increíble porque toda esa gente que cautivamos en el centro comercial nos vino a buscar. En su gran mayoría gente nueva y extranjeros que han vuelto y que precisamente venían buscando eso, venían buscando cosas distintas. Tener que hacer un estudio muy juicioso alrededor de cómo operar en un centro comercial y más bajo la misma figura de Julia Rodríguez porque tú quieres producir cosas distintas quieres manejar el cuero de una manera diferente, pero en los centros comerciales la gente no es propiamente eso lo que está buscando

RAH: ¿Esa coyuntura que describes en el centro comercial la interpretas como el detonante fundamental en el cambio y en la decisión de cierre que están tomando o la interpretas como la demostración de que ese escenario era el que no querían llegar para perder la esencia de la marca?

JR: Fue una experiencia que queríamos tener desde hacía mucho tiempo y nosotros siempre habíamos pensado que a Julia de Rodríguez le podía ir muy bien en un centro comercial, pero nos dimos cuenta de la manera como nosotros queríamos llegar a nuestro público no era ahí. Pero no fue un detonante porque nosotros volvimos a nuestra boutique no perdimos nuestra clientela, hicimos una clientela nueva y llegamos ya con una idea muy clara de lo que no es y lo que es julia

RAH: ¿Una pregunta muy costosa en todo caso no?

JR: Si claro que sí, pero una inquietud que habíamos tenido por mucho tiempo y yo creo que siempre nos hubiera quedado la duda.

RAH: ¿Porque el capítulo online de las ventas digitales nunca lo activaron como tal verdad?

JR: No esa es precisamente una de las inversiones que teníamos que hacer yo creo que es indiscutible que una manera de vender hoy en día es esa. Son todos esos pasos que no nos sentimos capaces de dar y nos mantuvimos haciendo lo mismo y pretendiendo unos resultados distintos.

RAH: Digamos que el haberse replegado su modelo sirvió para conocer mejor su negocio y en ese sentido conocerse, también a nivel personal, significa decir lo bueno, lo regular y lo malo. ¿Que se dicen de bueno, de malo y de regular ya que han hecho ese ejercicio tan drástico de haber ido, regresado, probado, una prueba de diagnóstico para ustedes, para qué sirvió este aprendizaje? En su análisis así intimo más gerencial que analizan que está en el capítulo de lo bueno lo malo y regular, estamos hablando frente a la experiencia del mundo contemporáneo de cómo se consume moda hoy donde han cambiado tantas cosas.

JR: Bueno, resaltaría que una vez más confirmamos que nuestra manera de operar es para un sitio exclusivo para una clientela que quiere unas cosas únicas, que toda esa experiencia y que toda esa conocimiento y esa calidad y esa exclusividad que queremos trabajar y ofrecer es muy valiosa y que realmente en un centro comercial se pierde y también para nosotros la atención a nuestro cliente es una cosa personalizada porque si tu estas ofreciendo a una mujer que pueda tener una prenda como ella se la ha soñado siempre pues difícilmente se la puedes ofrecer en un centro comercial porque es un sitio donde para tú cubrir todos los costos necesitas vender al momento, no puedes probarla y medirla y traer al diseñador y venir a hacer los ajustes porque se vuelve una operación muy costosa que no se puede hacer en un centro comercial en donde estas pagando todo lo que cuesta.

RAH: Hay otro tema bueno el hecho de que prueban su calidad, su calidad sigue estando como en referencia del mercado, termina siendo en factura, el uso de materia prima, la cadena de tinturado que ustedes vigilan tanto.

JR: Yo creo que ese fue otro factor que también caí en cuenta, yo lo percibía y es que digamos la competencia en cuero venir acá a esta sede para ellos es difícil. Venir y ver cómo se trabaja una piel mirar cómo se construye una pieza pues les cuesta trabajo.

Pero en el centro comercial vinieron descaradamente nuestra competencia a coger las prendas voltearlas por el revés, mirar cómo se confeccionaban, copiar las capas, copiar las estolas, todas las formas como nosotros trabajamos nuestras prendas. Y es que se de dos personas que estuvieron personalmente. Pues que chévere que vengan a buscarlo como punto de referencia es porque saben que uno es muy bueno y así se transmiten los conocimientos es que hemos ido evolucionando y aprendiendo a hacer las cosas bien y si eso va a enriquecer la industria del cuero pues bueno.

RAH: Y también hoy en día asomarte al mundo digital implica que te conozcan mucho más de lo que te conocían antes y es el riesgo de la copia o la imitación.

JR: Finalmente yo estuve en Europa aprendiendo de la misma generación de los italianos que ellos les enseñaron al mundo, sus técnicas en cueros y todo su conocimiento que han adquirido a través de tantos años.

RAH: En el balance, en el capítulo que te mencionaba de lo malo, lo regular de repente estamos conociendo tanto ¿Qué de esa parte es la nuestra que no funciona bien? ¿qué sería? por ejemplo la adaptación, quizás me lo has explicado bastante bien, pero es la adaptación a un medio distinto a la boutique que es el centro comercial, Ese sería un aspecto ¿algún otro?

JR: Pues me di cuenta también de que a nosotros nos encanta la novedad conseguimos un lote de cuero espectacular y empezamos a mirar cada piel, y que con esta hacemos un abrigo, hacemos un chaleco con el otro, y esta la terminamos con puntadas así y esa manera de operar es muy costosa y no funciona cuando vas a atender a un público masivo. Nosotros inclusive estuvimos trabajando con un muchacho que trabajó en mercadeo, con un pelao que trabajó en Londres, en Estados Unidos y ahora está en Colombia. Que lo llamamos y le dijimos ayúdenos a estructurar una colección para una tienda masiva, porque a nosotros nos encanta hacer las locuras y sacar cada prenda muy distinta a la otra, pero no sabemos producir para un público masivo. Entonces nosotros nos sentamos e hicimos un trabajo maravilloso con el público augusta de analizar la colección y yo le decía este vestido es divino, pero para hacerlo comercial, cambiémosle el cuello, hagámoslo así, abotonémoslo asá y vamos a producir este vestido lo sacaría en talla tal tal tal. Este otro dejémoslo para la mitad de la temporada, este definitivamente no es comercial entonces pues nosotros no sabíamos cómo estructurar una colección para vender en un mercado masivo. Y para mi también, cuando íbamos a abrir el almacén yo tengo un cuñado que trabaja en el mercado masivo y me decía Juliana ustedes tienen que definir cuántas colecciones al año van a sacar. Que van de tal fecha a tal fecha. Y que a tal fecha si no la has vendido la tienes que rematar a lo que sea porque esa misma prenda no la puedes tener en tu próxima temporada ni en tu inventario. En un centro comercial donde generalmente vienen las mismas personas y están esperando ver otras prendas. En el mundo creo que son muy pocos los diseñadores que solamente se dedican a confeccionar cuero, uno ve que todos los diseñadores actualmente tienen prendas de cuero en sus colecciones pero que produzcan solo ropa de cuero no. Esta Loewe, Fendi.

RAH: Fíjate que Loewe desde que llegó Anderson se ha abierto a una cantidad de materiales distintos está algodón, lonas, denim, aunque la línea fundamental de la marca la marroquinería está muy clara.

JR: Entonces Rocío ese fue otro factor, otra enseñanza que nos dimos cuenta. 

RAH: Hablabas de los materiales, justamente en ese análisis de comprender hasta dónde no estaba yendo Julia Rodríguez pero también hasta donde no estaba dispuesta a ir también, hay que reconocer está el capítulo de materiales. Porque a mi me han abierto muy generosas el depósito y he visto la calidad de las pieles las más exquisitas que tienen todas de la más fina calidad. Hasta donde no han querido consentir en diversificar material? 

JR: Por eso es tan importante hablar del relevo generacional porque yo creo que nosotros hemos sido muy cerrados a abrirnos a nuevas posibilidades y nuestro conocimiento está muy cerrado a las pieles y hemos querido mantenernos ahí. Aunque pues hicimos todas estas prendas con los paños de Cucunubá y fueron un éxito y yo diría que de esas prendas que se fabricaron con paño y cueros no quedó ninguna, eso tuvo una acogida maravillosa, pero ya hacer un trabajo no tan artesanal sino con otras telas, otros materiales pues digamos que hemos incursionado en trabajar el Cachemir y los paños gruesos y ese tipo de materiales que están muy a la par del cuero y que se manejan muy similar y fuera de eso hay un problema cuando tu metes unas telas que necesitas el lavado que al lado del cuero tienes que inventarte la técnica de cómo limpiar el paño al lado de un cuero sin dañar ninguno de los demás. Ahí hay que hacer todo un estudio porque no es solo venga metámosle esto y esto, hay que resolverle al cliente todos los inconvenientes que pueda tener una prenda que tenga dos materiales diferentes que no sabes cómo manejar cada uno.

RAH: Incluso toda la investigación que se han desarrollado para elaborar cueros sustentables a través de la cáscara de la piña que da una textura al tacto, muy similar al cuero, que es bien interesante, pero de pronto tampoco hasta allá a abrir el rango. Hablas de relevo generacional y esta es una familia de peleteros de primera y segunda generación, pero también de tercera, entonces estamos hablando de 4. 

Mira Juliana entonces hablando de relevo generacional está Juan de Dios Restrepo, Julia de Rodríguez, hijos y nietos. Hablemos de los nietos, no solamente de tus hermanos sino también tienes dos hijos, no solamente con vocación sino talentosos preparados para trabajar en sastrería o en temas de pieles, porque entonces presentas el tema del relevo generacional como un handicap en el entendido en el que no debe resolverse como un tema familiar, me imagino que ustedes están pensando en relevo generación trayendo gente de afuera.

JR: En el tema de los hijos y nietos de Julia ellos heredaron el gusto por la moda, dos de mis hijos, tengo tres, Paloma la mayor y Simón, son apasionados por la moda, por el vestir y pues lo han reflejado en todos sus gustos, escogencias y por lo que están haciendo. pero ellos tienen su manera y su gusto digamos que lo hablábamos ayer, mi mama era una mujer que le gustaba la moda estrafalaria, las cosas con colores, con corte diferentes, ella adoptaba lo más lanzado de las tendencias y Paloma, su nieta consentida y su nieta mayor es conservadora ella tiene su línea de chaquetas bikers, camisetas, faldas y chalecos pero más bien tradicionales ella no es así que adopte cosas muy raras inclusive en su manera de vestir ella usa gris negro blanco, colores fuertes no se los has visto nunca y Simón él se fue por el lado de ropa de hombre que hace los sastres más exquisitos, las chaquetas más divinas con las técnicas italianas pero también es muy tradicional entonces en ningún momento yo quise forzarlos a que trabajen con nosotros siempre los he impulsado a que vuelven con sus propias alas y tomen sus propias decisiones y ellos decidieron cada uno montar un negocio como ellos se los imaginaron y nunca fue al lado de Julia de Rodríguez.

RAH: Aunque hay un vínculo con Paloma en el tema de la elección del cuero como materia prima.

JR: Sí y Simón también le encanta el cuero, quisiera tener chaquetas de cuero de hombre, no se qué vaya a hacer más adelante porque por ahora está concentrado en sus paños y en sus sastres. 

RAH: O sea que esta conversación que estamos hablando, esta evaluación que ustedes han hecho, ni a nivel de junta desde el punto de vista formal, ni a nivel familiar íntimo, la cuarta generación ha tenido que ver con esta decisión

JR: Yo lo había visto desde hace rato que ellos cada uno tenía una idea del negocio, una manera de percibir la moda, unas ganas de desarrollarse a su manera que no eran propiamente dentro de la empresa. 

RAH: ¿No hay más sobrinos?

JR: Pues no porque mi hija menor es socióloga, Mariana tiene un hijo que es abogado y Chico tiene dos hijos que una trabaja en videojuegos y su otra hija tampoco. Entonces hasta ahí hay personas en esa generación que ya no están en la moda.

RAH: Nos faltaba el capítulo en la evaluación en el rango de lo malo, te aclaro un poco el apelativo en lo malo, es que cosas se dieron cuenta que definitivamente no estaban dispuestas a hacer o que necesitaban y no tenían acceso, eso lo podemos decir en el diagnóstico que figuraba como lo más dramático del escenario

JR: Ese salto de producir de una manera diferente, nosotros en cuarenta y pico de años de trabajar de una manera, enamorarnos de esa manera de tener una relación tan estrecha con cada una de nuestras clientas, dar ese salto a producir de manera masiva en unos cueros seguramente menos nuevos, en pensar que íbamos a uniformar, eso ya no era lo que nosotros queríamos, y dijimos no.

RAH: ¿La parte financiera es también un tema ahi muy importante, es decir que eventualmente estaban pensando en necesitar una inyección de capital y no tener acceso a ese capital? 

JR: Pues mira nosotros estuvimos mirando opciones y pues era comprometerse con unos prestamos de plata grandes y compromisos que nos iban a dejar amarrados por muchos años más y pues ya tenemos nuestros años encima, son muchos años que le hemos dedicado a la empresa, y no estábamos dispuestos, estábamos cansados.

RAH: Háblame un poquito de este cansancio para poder describirlo y comprenderlo mejor.

JR: Pues yo puedo hablar sobre el mío, si quieres podemos llamar a Augusta o hablar con Chico y que cada uno diga lo que piensa y lo que siente porque no quiero hablar por ellos.

Pero de parte mía el querer hacer otras cosas, tengo un marido maravilloso, unos hijos divinos y tengo otras inquietudes, yo llevo toda mi vida. Yo a los 11 años me metía al taller porque me apasionaba la artesanía y el trabajo manual entonces podía estar un sábado en el taller inventándome carteritas, bolsitas, cosas para las muñecas lo que fuera. Desde mi adolescencia temprana que yo he estado metida en esto y ha sido un trabajo de tiempo completo porque cuando tú eres parte de una empresa estás más comprometido que nadie.

RAH: En ese sentido Julia mamá era como tú con tus hijos o a ti no te dio chance de elegir e infirió que te ibas a vincular al negocio. 

JR: No, a mí me nació el amor por el cuero y la moda natural y yo me fui a estudiar agronomía, porque me encantaba el tema de la tierra y las plantas, yo me fui a estudiar agronomía a Cali, estuve dos años y tuve un accidente, me partí una pierna muy feo y me vine a Bogotá y cuando estaba acá en recuperación con una prima empezamos a gestionar una beca para ir a estudiar a Italia, diseño y confección en cuero y me gané la tal beca y me fui, dejé la agronomía a un lado pero todo fueron mis decisiones. Mi mamá nunca nos obligó a nada, todo iba surgiendo por el gusto personal de cada uno. Ya a este punto digo quiero tener tiempo para otras cosas. 

RAH: Por ejemplo, la agronomía

JR: Sí, claro me encanta y yo en mi casa en Santa Ana tenemos una huerta y tenemos una finca en Villa de Leyva entonces tú no te imaginas tener un fin de semana cada quince días para irte dos días a una finca porque te tienes que devolver el domingo a trabajar. Ya no más. mi esposo está jubilado, queremos hacer cosas, queremos viajar, queremos pasar tiempo juntos, estar en la finca. A mí me fascina el yoga, quiero mirar por ese lado tener tiempo para practicarlo y seguir aprendiendo. Sinceramente no te puedo decir me voy a dedicar a esto porque no se y como te digo han sido más de 40 años de estar pensando, tengo, tengo que, tengo que, y ya no quiero más eso. Quiero tomarme un año sabático para no tener que hacer nada.

RAH: ¿Me podrías transmitir alguna lección empresarial en palabras que recuerdes de Juan de Dios Restrepo y de tu mamá, Juiiana de Rodríguez?

JR: Pues yo recuerdo un dicho hermoso y muy sabio que él tenía que era: dejar de ganar es perder. Por eso apenas ve uno que la empresa no está echando para adelante y que está como en breakeven uno entiende que no está ganando que está perdiendo. Fue un ser muy próspero que supo hacer negocios y hacer dinero, pero antes que eso hacer amigos y ayudar. Porque cuando hoy uno habla con la gente que conoció a mi abuelo tienen los recuerdos más hermosos, de un hombre generoso, que les saludó, que les prestó, que creyó en la gente, que se abrió para todo lo que él pudiera ayudar y era un gran poeta enamorado de la vida. Todo para él era satisfacción, hermosura, disfrutar de todo, él vivía en Cali con mi abuela, tenían una casa hermosísima en Cali y tenían una finca en Cumbre entonces tenía su finca llena de árboles frutales y cada árbol era mejor dicho un tesoro para él y él se traía de Europa los primeros árboles de feijoa en Colombia y él estudió cómo injertar. Entonces sacaba las naranjas mandarinas más exquisitas y tenía también me acuerdo pajaritos y les hablaba a sus pájaros en sus jaulas y le conocía el canto a cada uno y hablaba de poesía y cuando viajaba era a los mejores sitios y se venía con las cosas más impresionantes. Tú no te imaginas lo que fue desocupar la casa de mi mamá porque hace unos meses desocupamos la casa donde ellos vivían y entonces tenía el reloj de tres piezas más espectacular antiguo que se lo trajo en barco, de Europa, de Francia, y tenía las mesas de mármol y bronce más divinas. Era un enamorado de la buena vida, se sentaba en el porche de su casa, en una mecedora a tomar brandy, pero era del que se compraba el brandy más fino y lo saboreaba y empezaba a contar historias. Un ser divino, maravilloso, y mi mamá era su niña consentida, pues al lado de él, ella aprendió a enamorarse también del cuero y de los negocios.

RAH: ¿Pero Juan de Dios Restrepo tiene en el cuero negocio?

JR: Al principio le distribuía e importaba cueros, traía cueros de Europa para hacer sillas de montar, saperos, los carrieles y traía cueros que todavía no se producían en Colombia y luego distribuyó cueros de curtiembres que abrieron en Medellín.

RAH: ¿Él era originariamente antioqueño?

JR: Sí, y ya después abrió fue un almacén de plástico.

RAH: O sea que tu mamá, el gusto por el cuero viene de Juan de Dios Restrepo, pero luego de casarse con tu papá y el impulso que él le da...

JR: Pues ella desde antes de casarse era una autodidacta en el sector moda, a ella le encantaba confeccionarse su propia ropa y con una tía que sabía mucho de modistería se hacía sus cosas y ya después cuando se casó tuvo acceso a viajar más, mi papá le alcahueteaba y le traía las cosas más divinas en telas, antes te acuerdas que vendían los moldes en sobres, los sobres. Pero antes de eso ella aprendió a cortar sus cosas, ella cogía la tela y la cortaba sin necesidad de moldes. La tía era exquisita en los acabados y si una cosa no estaba bien hecha se la hacía desbaratar. Pues todo eso venía en ella.

RAH: Y así como Juan de Dios decía de “Ganar es perder”, ¿tu mamá qué decía?

JR: Ella repetía eso mismo

RAH: Sin embargo y por volver a un tema en términos de lectura en todo esto y es que con todo con las limitaciones que ustedes se reconocen a sí mismos en términos de producción, de modelo de negocio, de interacción con el público, yo les he visto hacer cosas muy diversas, no es que se hayan quedado quietos. Primero se adelantaron a un concepto que hoy en día está tan en boca, de crear el consumo como una experiencia muy vivencial, es decir entrar al salón es como entrar a un espacio en el que el cuero está por todas partes, está en los sillones, están los guantes sobre la mesa, está como por todos lados es una experiencia con el cuero y han desarrollado esto de invitar a hacer pequeños desfiles, estar con las clientas que ese también es un concepto muy contemporáneo ahorita, una manera de customizar la experiencia no solamente el producto. 

Con Artesanías de Colombia ustedes inclusive antes de empezar nosotros con el programa moda y joyería, ustedes ya estaban creando con los carrieles una propuesta de moda diferente. Han estado haciendo cosas. Mi pregunta es, tampoco eso ha sido suficiente, o que buscan con eso, o el cansancio ya era suficiente o el cansancio se vino más al final. Porque ustedes no estaban tan resistentes al cambio inclusive a través de comunicaciones de prensa que yo he recibido y se notaban muy propositivos en un lenguaje contemporáneo y comercial.

JR: Yo pienso que en eso tienes razón, fuimos muy inquietos y nos quisimos meter en todo, pero en los negocios hay que tener esa parte de conocimiento financiero en cuestión de cifras, nos dedicamos mucho a ese arte creativo, innovador pero esa parte de mercadeo no teníamos el conocimiento y la moda es un negocio tan significativo en las cifras globales y tiene tanta innovación y tantas maneras de manejarse en su parte económica entonces yo creo que en esa parte nos faltó mucho. Los números.

Si tuvimos asesores financieros pero esa visión comercial y ya cuando vimos esa necesidad de diversificarnos, de meternos en el E-commerce de trabajar esa parte de exportaciones en forma ya estábamos pensando en parar ahí.

RAH: Hablabas de exportaciones, ¿Cuál es la realidad de esas exportaciones y cuándo empieza esa etapa y cómo la dejan?

JR: Mira Julia Rodríguez desde un principio estuvo saliendo con sus colecciones a mostrarlas por fuera, a mostrarlas en ferias internacionales, a hacer desfiles en unos países y la experiencia siempre era que teníamos que manejar una clientela de boutiques pequeñas, nuestra producción nunca fue de volúmenes grandes y nosotros hicimos un trabajo importante para entrar en Francia, pero los diseñadores de ciudades tan importantes son muy celosos y no quieren dejar entrar a gente nueva. Hicimos un par de ejercicios importantes inclusive con una gente de allá pero encontramos muchas trabas para entrar a producir allá, conseguir esas boutiques pequeñas que vendieran Julia de Rodríguez pues fue difícil y la idea de producir masivamente nunca nos gustó entonces un tiempo largo, como 6 años, estuvimos exportando a Estados Unidos capas, se hicieron maravillas, capas bordadas, capas con tejidos, con perforados, en colores loquísimos, capas elegantísimas, capas con flecos que no eran tan elegantes y ahí mantuvimos un mercado por un tiempo largo y eran volúmenes grandes, para nosotras, unas exportaciones de 60, 80 capas para una sola exportación, que para nosotros era un volumen significativo. Eso era un mercado que lo manejaba una mujer que iba a las ferias en Estados Unidos, hay todo un circuito de ferias exclusivas y ella lo hacía y ella era la que comercializaba nuestras cosas para Estados Unidos. Pero esa persona se enfermó y no trabajó más en eso, entonces el proyecto se acabó. En el año 2004 estuvimos exportando a Suiza a una boutique de una colombiana pero lo que pasa con los negocios pequeños que dependen de 1 o 2 personas, es que algo pasa y se acaban, esta mujer quedó embarazada de su primer hijo e inmediatamente quedó embarazada de segundo hijo y dijo mi proyecto de la boutique queda en el segundo plano, después vamos a retomar, me interesan tus prendas a la gente le gustó muchísimo, pero en este momento no puedo.

RAH: Se perdió ese canal digamos, te acuerdas perdón la fecha, el día y el mes que se abrió Julia Rodríguez.

JR: No, me tocaría meterme a mirar en historias de la empresa, el año fue en el 72. Mi mamá empezó su negocio en el centro comercial El Lago, en donde hoy están los computadores, ese centro comercial era divino, lo hizo un señor Arias y había unas boutiques absolutamente divinas de decoración, Ambientes, Gabinetto, Tavola y Lady R, ni siquiera se llamaba Julia de Rodríguez, R de Rodríguez. Lady y R solamente, Monseñora Rodríguez y más o menos ya a principios de los 80 fue que cambiamos a Julia de Rodríguez.

Mi mamá al frente de la empresa estuvo como unos 35 años, ella se retiró cuando ya no podía venir más, ella entraba directamente a diseño a conectarse con Augusta a decirle que quería y como le gustaba y Agustica nutrirse de todo ese conocimiento y todas esas ideas y toda esa innovación que venía de la cabeza de mi mamá. Ella murió hace 10 años, en 2009. 

RAH: ¿Y tú en particular eres cómo en ese sentido sentimental? Planeas quedarte con un repertorio de prendas, tus hijos, ¿cómo van a guardar la memoria de Julia Rodríguez en términos de las piezas?

JR: Yo cuando me meto a la bodega a mirar las prendas yo digo si esta no se vende, esta me la quedo, esta, esta, esta. Tengo un closet lleno de prendas de todas las temporadas de Julia.

Me encanta tener algo de cuero cada vez, mis hijas también ya las llamé les dije vengan miren lo que cada una quiere porque esto se va si no escogen y ya estuvieron escogiendo unas cosas, bueno te imaginarás lo que hay en recuerdos, en prensa, en desfiles, en todo eso, tendremos nuestros archivos organizados de toda esta historia maravillosa que se construyó en todos estos años, pues yo no sé qué vaya a pasar después de que yo tenga tiempo de pensar que quiero hacer con mi vida pero siempre lo tendré en el sitio más valioso de mi corazón y de mis pertenencias.

RAH: A tus hijos que están incursionando en este empresariado, que son jóvenes y a otras personas jóvenes que quieren aventurarse en este mundo del cuero, ¿Qué les dirías?

JR: Les diría que el mundo de la moda es un mundo inmenso que te puede dar muchas satisfacciones si tú estás conectado con tus clientas porque los diseñadores ya no se sientan en su mundo a crear y botar ideas sino a conectarse con sus clientas, con ese consumidor que tiene necesidades, que tiene un gusto y que sabe lo que quiere, entonces hay que oír mucho esas necesidades y eso que quieren los clientes que no solo vienen buscando ropa, sino vienen queriendo que los oigan, queriendo que los entiendan, y asesoren y es muy importante poderles dar eso que ellos buscan y es lo que hace la gran diferencia, de tener un almacén lleno de ropa donde la gente viene escoge y se va o que crea un vínculo más allá de un negocio.

RAH: ¿Cómo han sido las reacciones de esas clientas?

JR: Uy, Rocío, tú no sabes lo que han sido estos últimos días que le contamos a las clientas que nos íbamos.

Si por todas las redes, pero nuestras clientas más cercanas si fue personal, y esto ha sido una cascada de sentimientos pero que nos tiene así en un altibajo el día entero porque cada persona que entra tiene una historia, un sentimiento, un recuerdo, una cosa, más hermosa que la otra entonces pues si nos hemos mantenido con las emociones a flor de piel de una manera que yo no había sentido nunca, impresionante.

RAH: Me imagino muy agradecidos. Qué palabra te sientes más cómoda trayendo a la situación, están hablando de cierre, de fin, de una etapa de una vida muy importante, si tu mamá estuviera acá sentada ¿Qué palabra te gustaría usar con ella para explicarle la situación?

JR: Yo creo que Julia escribió una historia de la moda en Colombia, es más eso, porque fue y ha sido una manera muy personal de tener un approach hacia la moda que no es solo hacerlas y venderlas sino conectar con cada una de las personas que entre a Julia y oírla y satisfacer alguna necesidad, un gusto, un sueño. 

 

Junio

20

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

BOGOTÁ FASHION WEEK (Bogotá): 24 al 27 de ABRIL

MODA 36O con IDENTIDAD (BFW Bogotá): 25 y 26 ABRIL

COPENHAGEN FASHION SUMMIT (Copenhagen): 15 al 16 MAYO

EXPOARTESANO (Medellín): 29 de JUNIO al 8 de JULIO

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

La Vida Animada
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La vida animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por la periodista y literata ADELA CARDONA y por LEIDY DÍAZ, asistente administrativa. Trabaja siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía creativa en el desarrollo de nuevos proyectos.

Bogotá Fashion Week 2018

La identidad colombiana es el hilo conductor de la segunda versión de Bogotá Fashion Week organizada por la Vicepresidencia de Competitivida de la Cámara de Comercio de Bogotá. Esta plataforma de negocios de moda ha hecho un proceso de curaduría y formación con los diseñadores elegidos para presentarse en pasarela y performance de vestuario, joyería, marroquinería y zapateria. 

pinzas

Snakers

pinzas

Bendita Seas

pinzas

Lina Cantillo