cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
LA HUELLA DE TUTINA

Publicado 2018-08-06 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

El trayecto de Tutina dedicado a Colombia

Ocho años no son nada y pueden haber sido todo depende de cómo hayas resuelto vivirlos. En el caso de María Clemencia Rodríguez de Santos -más conocida en público y en privado como Tutina- su condición de Primera Dama del país desde el 7 de agosto de 2010 hasta el 7 de agosto de 2018 ha convertido los 2.920 días que estuvo ejerciendo el rol de esposa del presidente Juan Manuel Santos en una ruta intensa que, según reconoce ella misma, la han transformado. ¿En qué ha consistido ese cambio vivido y cómo ha impactado el entorno?

Con Ruven Afanador ofrecemos este reportaje sumario que reúne algunos episodios sucedidos durante el trayecto de Tutina dedicado a Colombia y relatamos -a través de sus imágenes y los textos de SillaVerde- qué fue interiorizando una mujer quien, desde luego, deja con sus funciones como vocera de la primera infancia y actividades de apoyo permanente a las comunidades artesanas y al diseño contemporáneo una herencia propia para las siguientes generaciones.

El fotógrafo Ruven Afanador ha tenido oportunidad de registrar muy diversos momentos de la existencia de Tutina en los últimos años. Viajando con ella a lugares recónditos de la geografía nacional, acompañándola en los momentos previos de recepción del Nobel de Paz otorgado a su marido en Estocolmo en 2016 y en vivencias más privadas en el hogar temporal de la familia Santos, el Palacio de Nariño.

Al tiempo y de manera coincidente he resultado involucrada profesionalmente en el recorrido asumido por la Primera Dama desde 2013. Eso nos ha permitido tanto a Ruven como a mí apreciar de cerca, observar en detalle y valorar de manera reposada y sin apasionamiento el trabajo realizado por María Clemencia Rodríguez de Santos. Considermos interesante que la audiencia también conozca en qué consiste la huella que deja una mujer dotada de carisma y generosidad con el país.

IMATUUI (“Calma” en lengua wayuu, el wayunaiki)

La vida es mejor en la calma.

Los hijos escucharemos nuestra ira

bajo los trupillos, cerca de las hormigas,

cerca del silencio de las madres, cerca de la tranquilidad de los ancianos. 

Estas fuerzas nos protegen.


Autor: VITO APÜSHANA

Sumergirse en el universo del otro es una decisión personal. Asomarse y escuchar, quedarse y atender las razones de los demás inducen a perder la piel del “alijuna” ( el extranjero) para ir más allá del solo contacto físico. Supone adentrarse en historias nunca antes escuchadas, referencias no previstas, costumbres desconocidas. Arroparse con los relatos de otros supone conciliar sueños distintos. Imaginar que esa vida hallada en tu propio país es también tu vida. Una existencia múltiple que convive.

 

L A  F A M I L I A  E X T E N D I D A


“Siempre crecimos en familia, con otros primos y otros tíos. La familia está muy arraigada entre nosotros. ¿Cómo hizo mi mamá? Su capacidad de entrega es incondicional, siempre pendiente de sus ocho hijos, de sus catorce nietos y ahora de sus bisnietos. Esa lección nos quedó a todos” contó TUTINA en 2013 durante el perfil que preparé sobre ella y retrató Ruven Afanador por encargo de Kelly Talamas entonces directora de Vogue Latinoamérica. 
La preparación meticulosa de cada viaje a las comunidades indígenas colombianas llevó a TUTINA en los años siguientes a trenzar relaciones directas, francas y atentas con las mujeres y hombres que la esperaban. Todos sabían que la visibilidad y el reconocimiento son los primeros pasos para comenzar a pensar de manera familiar entre sí. De ahí nace el compromiso y el afecto. Desde ese punto se puede empezar a construir juntos.

 

 

 

L A  G U A C A M A Y A


En las tribus del Vaupés se utilizan las máscaras corporales hechas de tela de corteza que cubren todo el cuerpo. La guacamaya es junto a la mariposa uno de los animales más representados por las comunidades indígenas de esa región.
“Si llegamos a la reconciliación es un primer paso. No creo que se trate de pasar la página. Hay que avanzar permitiendo la diferencia. Avanzar sin hacernos daño” dice TUTINA.

A R T E S A N Í A   C O L O M B I A N A

 


Según el último censo realizado por el DANE, 200.000 mujeres y hombres se dedican a los oficios artesanos en el país. Una entidad insólita en el mundo hispanoamericano como Artesanías de Colombia no sólo cumple 54 años de incesante actividad a favor de las comunidades artesanas sino que destina sus recursos de entidad pública a recuperar, respetar, fortalecer e incorporar al mercado contemporáneo las tradiciones y materias primas de al menos 25 mil artesanos referenciados anualmente (en 2017). Dar el paso de conocer, mostrar y posicionar estos saberes no es fruto del azar. Para TUTINA el compromiso se convirtió en una vivencia permanente que ha transitado desde lugares recónditos de la geografía nacional hasta los escenarios más visibles de su actividad pública.
Esta versión “maxi” del reconocido sombrero “vueltiao”, propio de la cultura zenú, bajo el que camina TUTINA en esta imagen de Ruven Afanador es hecho en fibra vegetal conocida como caña flecha. “El material es secado al sol para blanquear la fibra y se negrea con barro para conseguir el color opuesto. Las técnicas de tejido abarcan “las pintas de araña” hasta el “pechito de grillo” (y son más de 70 “pintas” las contabilizadas). Los ribetes de los sombreros son hechos por los niños que aprenden así la tradición” (del libro “Sabiduría Ancestral Indígena”, editado por el Grupo SURA).

 

E L   P U E B L O   I K U 

 

“En este territorio y desde la cosmogonía Iku, cada piedra y cada especie -incluyendo a los seres humanos- tenemos y necesitamos un hábitat especial y único que es parte y contribuye a la armonía general. En este mundo, los seres humanos solamente son una parte del universo -no el centro- y los Iku se encargan de cuidar este corazón universal, este equilibrio” (Rosa Emilia Salamanca en el libro “Lenguaje creativo de etnias indígenas de Colombia”).
Conocemos al pueblo Iku como pueblo arhuaco que vive en la Sierra Nevada de Santa Marta. Su vida cotidiana expresa su vida espiritual. Aprender mirando, como las mujeres que tejen cada TUTU (mochila) de complejos dibujos geométricos sin modelo, sólo observando y guardando en su memoria lo aprendido.

 

 

S U G S I N A   K U T I J K U N A

 

-Quienes regresan como otro. Tiempos diferentes-
Nirim chi apiska sujkunapa musu rurai yachaikunata...
“Se refiere a la adopción de nuevas formas de conocimiento. En nuestra “propia historia” los viajes o la emigración constituyen el espacio que permite este nuevo hecho. Donde bajo diferentes circunstancias de tiempo nos vamos amoldando a un nuevo territorio o lugar de vida. “Quien regresa allí” para seguir viviendo en la memoria de las futuras generaciones, es el propósito último del espíritu del nuevo conocimiento”.
Este texto tomado del libro “El chumbe inga” de Benjamín Jacanamijoy alude a uno de los símbolos que las mujeres ingas tejen en las fajas que protegen sus vientres.
También lo hacen las mujeres de las etnias misak, kamentsá y nasa. 
No en vano TUTINA supo que portar la indumentaria de las mujeres misak en Silvia, Cauca conlleva una cierta transferencia de su simbología. Sobre la cintura, sosteniendo el anako (falda negra tejida) acaba recibiendo la herencia de un mundo femenino por conocer y compartir.

L O S   I N S T A N T E S   C U E N T A N

 

En la distancia corta, María Clemencia Rodríguez de Santos es lo que revela a través de @tutina_desantos 
Una mujer cuyas causas están sobre la mesa, a la vista de todos: familia, niños y poblaciones afectadas por esos desastres que provoca cualquier naturaleza, sobre todo la humana.
Para ser escrutada, querida o vista con suspicacia. Su sangre proviene en parte de Charalá, un pueblo del departamento de Santander donde tiene orígenes la rama paterna del clan amplio de los Rodríguez. Allí se cultiva el algodón y se habla recio, de frente. Ambos detalles forjan en parte la personalidad de TUTINA. Acumula y reparte ternura natural como la fibra blanca entre conocidos relativamente dichosos y colombianos afectados por los ríos crecidos que la proclaman “Mother of the Santos” en cartulinas húmedas.

Pero TUTINA también habla precisa, determinada y sin ahorrarse esos breves juicios verbales que en voz alta pueden poner en entredicho algo o a alguien. En esos momentos, su mirada deja de brillar y se hiela repentinamente. No le gusta la política, había llegado al término del primer mandato de Juan Manuel Santos con las ganas de irse inmediatamente y, sin embargo, repitió de ese caldo que le supo amargo. Fue sin embargo en ese segundo periodo, 2014-2018, cuando la ofensiva política entró en su curva más cerrada y solo se veían abismos que Tutina resolvió no sólo ser guardia pretoriana de su marido y apostarle todo a los Acuerdos de Paz sino que decidió sumergirse de manera honda en un país que teje, modela, cose, cincela, talla y crea.
La Colombia Artesana se ha ido fundiendo en esta mujer. En la distancia larga, su disposición hasta para ser retratada por RUVEN AFANADOR en los espacios artesanos portando indumentaria propia de las etnias puede leerse tan sólo estéticamente pero, de vuelta a la distancia corta, TUTINA ha sabido asombrosamente hacer valer cada instante en contacto con quienes poseen el talento de los oficios. 
Ahí es donde TUTINA está dejando su más nítida huella porque experimentar en primera persona talleres, hogares artesanos y realidades comerciales le ha permitido calibrar el formidable reto que tenemos por delante.

 

L A   M O D E 


Como fantasear no cuesta nada, jugueteo con la idea de una Virginia Woolf resucitada en este siglo que pudiera describir, mordaz y definitiva, la presencia escénica de TUTINA. 
Voy despejando dudas. Desde luego que el criterio agudo con el que la escritora pasaba revista a su entorno social en materia de vestuario se engolosinaría con una mujer como Tutina. Pues tiene lo que Cecil Beaton atribuía al encanto: cuerpo grácil, ademanes seguros y un rostro para recordar.
Tutina no sería pues la protagonista del relato “El vestido nuevo”. Sospecho que nunca se ha descubierto arreglada de manera errada ante la gente hasta el punto de esconder su ofuscación social hundiéndose en un canapé como la acongojada señorita Mabel.
Sospecho también que el primero que intuye todo lo anterior es el propio RUVEN AFANADOR después de toda una vida capturando literalmente el alma de mujeres que viven expuestas al foco público. 
En esta escena que inmortaliza Afanador en Estocolmo, momentos previos a la recepción oficial que de noche se ofreció a los premiados con los Nobel en 2016, contamos con una Tutina haciendo gala de sus habilidades: revelar la contundencia de una diseñadora colombiana como JOHANNA ORTIZ y posar, siguiendo las experimentadas indicaciones de Afanador, como quien aguarda que su interlocutor regrese veloz con un martini recién servido. Una delicia de escena para la pluma de Bloomsbury, ¿no es cierto?

 

 

T U T I N A   Y   L A   P A Z


Haberse tatuado una diminuta paloma de la paz en la muñeca izquierda (y haberlo hecho al unísono con sus hijos) así como la elección de este vestido concebido por ESTEBAN CORTÁZAR para acudir a la ceremonia de entrega del Premio Nobel a JUAN MANUEL SANTOS en 2016 son dos muestras visibles del compromiso de TUTINA con la salida pacífica a una guerra de cincuenta años en Colombia.
Pero tras esas manifestaciones residen las razones que finalmente apuntalan los símbolos. 
La Paz sin signo político ni bandera de partido. La Paz tal cual, entendida como un bien y un derecho colectivo donde importa cada individuo. En ese sentido se ha ido pronunciando la Primera Dama desde septiembre de 2016, incluso con el apabullante NO a los Acuerdos firmados en La Habana que se impuso en aquel plebiscito que hizo crujir al país.
Hoy, 7 de agosto de 2018, cuando María Clemencia Rodríguez de Santos abra las puertas del Palacio de Nariño para dar la bienvenida a Iván Duque y a su esposa María Juliana Ruiz -la nueva familia presidencial- estén atentos: el símbolo diseñado por Gerald Holtom en 1958 para una campaña de desarme nuclear en Inglaterra volverá a recordarnos que, sobre las espaldas de TUTINA, también fue cargado estos años el peso y el costo de apostar por la reconciliación nacional.

 

 

S O M O S   D A N Z A N T E S   D E L   V I E N T O


Un poema de Hugo Jamioy Juagibioy, narrador e investigador kamentsá que reparte su tiempo con el oficio artesano de la tejeduría en lana y chaquiras y el cuidado amoroso en torno a su familia también arhuaca.

La poesía 
es el viento que habla
al paso de las huellas antiguas.
La poesía 
es un capullo de flores hecho palabra;
de su colorido brota el aroma
que atrapa a los danzantes del aire.
En sus entrañas guarda
el néctar que embriaga al colibrí 
cuando llega a hacer el amor.
La poesía 
es la magia de las orquídeas.
Sus bellos versos hechos colores
se nutren de la vida pasada de los leños viejos.
La poesía 
es el fermento de la savia para cada época;
los mensajeros llegan, se embriagan y se van danzando con el viento.”

 

 

Termina aquí este reportaje a propósito de la huella que MARÍA CLEMENCIA RODRÍGUEZ DE SANTOS deja en Colombia.


RUVEN AFANADOR & SILLAVERDE (Rocío Arias Hofman)

Noviembre

18

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

CALIEXPOSHOW (Cali): 28 al 30 de SEPTIEMBRE

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

BARCÚ (Bogotá): 24 al 29 de OCTUBRE

LAFS (México): 8 al 11 de NOVIEMBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre nosotras

“Esta revista digital la elaboramos en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La Vida Animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por VALENTINA OSORIO, especialista en comunicaciones e innovación digital y por VERÓNICA SANTAMARÍA, estudiante de Diseño.

Trabajamos siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía naranja en el desarrollo de nuevos proyectos que fortalezcan las industrias creativas.

EDITORIAL GRÁFICO

Alicia en el país de las maravillas es el punto de partida para tantas actividades creativas. Una de ellas la protagoniza el talento de Amalia Restrepo con esta serie que hemos titulado Alicia a una tinta. SillaVerde y la ilustradora colombiana, mezclamos estos fabulsos dibujos y textos escritos a propósito del vestuario y la temática heredada de Lewis Carroll.

pinzas

Amalia Restrepo 1

pinzas

Amalia Restrepo 2

pinzas

Amalia Restrepo 3

pinzas

Amalia Restrepo 4

pinzas

Amalia Restrepo 5

pinzas

Amalia Restrepo 6

pinzas

Amalia Restrepo 7